domingo, 25 de marzo de 2012

La nueva revista "independiente" Mongolia

Sale una nueva revista satírica que presume de independiente bajo la cabecera Mongolia. ¿Independiente?

Veamos... En los datos del dominio revistamongolia.com vemos un nombre, y una dirección de Gmail. En concreto, el nombre que aparece como registrante es Pablo Franco Severino, abogado que trabaja desde 2009 del departamento jurídico de la asociacion de Pilar Manjón. Sospechoso, pero no concluyente. El correo electrónico de contacto, sin embargo, no es el suyo, sino que pertenece a Fernando Rapa Carballo, que no es ni más ni menos que el director de arte del desaparecido pasquín Público. Entre sus tropelías, destacan las portadas fluorescentes que perpetró para los libros que ofrecía el panfleto de Roures como reclamo -el cómo tuvieron la ocurrencia de promocionarse ofreciendo libros, cuando su objetivo mayoritario eran analfabetos de la LOGSE, se me escapa por completo-, pero en cualquier caso nos confirma que estamos sobre la pista. Pero eso sólo era para ir abriendo boca.

 El abogado Pablo Franco se queda en pasante al lado del editor responsable de la publicación, Gonzalo Boye Tuset, exmiembro del MIR chileno que se sacó la carrera de derecho mientras pasaba diez años a la sombra por colaborar con ETA en el secuestro de Emiliano Revilla. A partir de ahí, ya puede el lector imaginarse. Liberado de escribir su columna en Público por cierre del panfleto, y como ejercer la defensa de okagarris, y querellarse contra autoridades israelíes o contra El Mundo por investigar el 11-M le debe de dejar tiempo de sobra, es comprensible que se embarque en estos proyectos "independientes". Así pues no es pues de extrañar que ya en su primer número, la revista Mongolia se emplee de lleno en atacar la labor de investigación de El Mundo sobre el 11-M, o lanzarse a por el abogado de la acusación particular y los magistrados del proceso que terminó condenando la prevaricación del Garzón.

Pero, además de estas personas, ¿no hay ninguna empresa o sociedad detrás? Cabría preguntarse si hay agún viejo conocido millonario y trotskista envuelto en el asunto, pero por la web de la revista resulta imposible averiguar si hay una empresa o sociedad responsable, ya que la LSSI no parece ir con ellos -tal vez porque la empresa que los aloja está en Cataluña, donde la ley aplica discrecionalmente-, y como evidentemente pueden esperar sentados si pretenden que les de un solo duro por su octavilla, confío en que informe al respecto algún lector que haya tenido la mala suerte de comprar la revista con toda su buena fe.

A falta de saber quién es la empresa responsable, yo me permito conjeturar que es sino un lavado de cara a Público, sociedad interpuesta mediante, y si no exactamente Roures, sí algún otro igualmente controlado desde Ferraz. Necesitaban un sustituto, pero siendo ya conscientes de su target, no han querido repetir el mismo error, y descartaron el formato de periódico diario. Muy acertadamente han considerado que una revista con muchos dibus y pocas letras tendría una mejor acogida, especialmente si es mensual, lo que plazo más asumible para la competencia lectora del destinatario. Pero vamos, que sólo es una teoría.

1 comentario:

  1. Lo mejor será que siga en el anonimato, de momento no se habla mucho de ella.

    ResponderEliminar